Tratamiento, rehabilitación y desintoxicación
del alcoholismo y otras adicciones desde 1990
De lunes a viernes:
(+34) 91 415 4524
Fines de semana y festivos:
(+34) 635 648 321
FacebookContacto
 
   
 
AYUDA PARA MÍ
AYUDA PARA MÍ
AYUDA PARA UN SER QUERIDO
AYUDA PARA UN SER QUERIDO
APOYO PARA TODA LA VIDA
APOYO PARA TODA LA VIDA
 

Testimonios

Testimonio de familiar: llegan las Navidades...

La codependencia no tiene fechas, es cierto... pero recuerdo bien que cuando llegaban alguna de esas en Ias que celebrar se convierte en Ia dinámica de todos los días (como por ejemplo Navidades o Fin de Año) la angustia tomaba posiciones en mi cuerpo, en mi pensamiento, en mis emociones. ¿Sabes aquello de que somatizas todo?. Te palpita el corazón, te pones de mal humor, nerviosa no duermes bien, comes con ansiedad, no tienes capacidad para disfrutar, para reir, todo es forzado, más tenso. . . y por supuesto, te vuelves más controlador/a : cómo evitarle las reuniones familiares, las reuniones con amigos, quedar en el bar, en el café, a tomar algo que no sea una copa, ir a una comida de empresa... Pero ¡NO PUEDES CONTROLARLO TODO!

No se... es como que te sientes más sensible a todos Ios espacios que aumentan las posibilidades de consumo. . . Días, horas, minutos de pánico. . . y luego Ilega Ia noche, y el tiempo pasaba tan lento, esperando escuchar Ia llave en la puerta. . . y en ese momento te da un vuelco el corazón y se abre un silencio absoluto en tu interior, en tu alrededor, como un paréntesis en el que no respiras siquiera hasta ver cómo llegará a casa . . . ¡Uf!

Ese momento, apenas unos segundos. . . es como una parada cardiaca . . . Yo se que sabes de lo que hablo.

Pero ese día es como todos los demás. . . porque todos los días había una excusa, una cualquiera para consumir...Ia diferencia no estaba en él...la diferencia es que para mi, esas fechas señaladas como estas a las que nos acercamos, quería que por una vez todo fuera normal - por cierto, cuando lo normal en estas fechas es consumir.

Normal para mi sería que él no bebiera, que no me tuviera que dejar en ridículo o en evidencia frente a los demás -nuestros amigos, la familia, desconocidos. . . Normal para mi hubiera sido no tener que sentir la humillación de sus borracheras, ni las miradas que tanto me pesaban: ¡mira, qué lástima, con lo que ella vale! o ¡qué mal rato estará pasando y qué vergüenza!...

En realidad, lo que me generaba más ansiedad es que se haría público en mi presencia, lo que era evidente en el día a día para todos... mientras yo me escondía en casa.

¡Cuántas veces no hemos salido a Ia calle -tu lo sabes- cabizbajos como queriendo pasar desapercibidos porque sabes o imaginas que cualquiera que te encuentras lo sabe todo y eres tu quien se avergüenza...(¡que no me pregunten! ¡que no me digan nada!).
Tarde o temprano tienes que descubrir, que tu eres el único responsable de tus emociones... yo soy la única que puede evitarlo que siento, soy la única que puede evitar que todo lo que sucede en mi... suceda.

Una amiga me preguntaba cómo conseguí tomar cartas en este asunto para que las cosas cambiaran...
Tengo una reflexión y una respuesta: Estoy segura de que habréis oído a mucha gente que os quiere pero que no entiende nada de esta enfermedad Ilamada adicción, que tenéis que salir de ahí. . . como si eso fuera tan fácil. Eso lo dicen porque tampoco saben qué es la adicción y hasta qué punto es una enfermedad que te atrapa hasta perderte en un laberinto no sólo de emociones, sino de conflicto entre el corazón y Ia razón. ¡ya se que tendría que salir de ahí! . La pregunta es CÓMO...

No en vano repetimos tantas veces: ¡me estoy volviendo loca! Pero ¡es que es una locura!
Las personas que nos dicen que cómo es que no salimos ya de este abismo, son personas que no les toca ni de casualidad el problema, o tienen la suerte de ser buenos gestores de sus emociones, o se les encienden todas las alarmas cuando encuentran a personas con mayor ¡inestabilidad emocional . . . y salen corriendo antes de involucrarse. . . pero es que ni tu ni yo somos así: ¡es que somos codependientes!

Un día de esos en los que te dices ¡ya no puedo más, me estoy volviendo loca no me, conozco en esta persona que soy hoy!... sólo hay una salida, acudir a alguien que pueda ayudarte... a ayudarte a ti... si la otra parte no quiere ayudarse a sí misma... tu no puedes hacer nada. Y cuando digo nada, es nada.

Se que es muy frustrante esforzarte día tras día en que tu familiar tome la decisión de curarse -tu esfuerzo nunca va dirigido a curarte tu-, pero lo más frustrante no es que la otra parte no se quiera curar -eso es tremendamente triste- lo frustrante es que tu esfuerzo no te conduce a nada- súmelo!.
¡Tu frustración es tuya!

Ponerse en manos de un especialista -tu o tu familiar- es una decisión propia, únicamente de uno mismo.

No me cansaré de repetírmelo a mi misma, si quieres un cambio en tu vida, tú debes ser el primero o la primera en tomar decisiones para tí.
La codependencia está llena de miedos, de ansiedad, de ceguera... lo intentas todo -un día una actitud tuya cambió algo y funcionó y te esfuerzas en repetir esa actitud que hizo que tu familiar no consumiera, pero sólo funcionó la primera vez. . . y no entiendes, no entiendes porqué ahora no.

Amigos: nosotros no somos la solución a este problema, a la enfermedad de tu familiar, si Ia otra parte no quiere solucionar su problema, su enfermedad. Su problema es que está enfermo y no quiere ponerse en tratamiento... Tienes que arremangarte y poner fin a TU problema, y ese es que hay algo en ti que ha permitido que lo que está ahí fuera revolucione tu integridad física y emocional hasta tal inestabilidad que no te deje reconocer a la Persona que tienes frente al espejo: TU.

Compartir tu experiencia, es muy importante, pero se queda en poco si no consigues la caja de herramientas que te permita cerrar el grifo de este caos que te invade y que sólo tu has consentido que suceda...

Cuando un grifo se rompe, lo más inteligente es llamar al fontanero...
SI EN ESTE PRECISO MOMENTO TOMAS LA DECISION DE QUE VAS A TOMAR LAS RIENDAS DE TU VIDA, DE QUE QUIERES DEJAR DE VOLVERTE LOCA SI TOMAS LA DECISION DE PEDIR AYUDA, DEBO DECIRTE QUE ESTE SERÁ EL PRINCIPIO DE UNA VIDA QUE NI SIQUIERAS IMAGINAS QUE EXISTA.

No pocas veces, un cambio propio produce un efecto dominó, un contagio... y tal vez, y siempre con ayuda y con el firme deseo de que todo cambie por las dos partes, esto es muy importante: por Ias dos partes-, las cosas no pueden sino mejorar.

¡SED FELICES!... ¡ES NUESTRA OBLIGACIÓN!

 
 


Llámenos al 91 415 45 24 (lunes a viernes)
o al 635 648 321 (fines de semana y festivos)


Concertaremos una entrevista
sin coste ni compromiso por su parte


O si lo prefiere, déjenos su nombre y teléfono
y le llamamos nosotros.
Nombre
Teléfono
Email
 
 
Centro Terapéutico Grupo Cuatro
Corazón de María, 45 bajo A
28002 | Madrid

De lunes a viernes: (+34) 91 415 45 24
Fines de semana y festivos: (+34) 635 648 321

Email: grupo4@ctgrupo4.com


Directorio de Prevención de adicciones © 2017 Centro Terapéutico Grupo Cuatro. Todos los derechos reservados | Aviso legal