Tratamiento, rehabilitación y desintoxicación
del alcoholismo y otras adicciones desde 1990
De lunes a viernes:
(+34) 91 415 4524
Fines de semana y festivos:
(+34) 635 648 321
FacebookContacto
 
   
 
AYUDA PARA MÍ
AYUDA PARA MÍ
AYUDA PARA UN SER QUERIDO
AYUDA PARA UN SER QUERIDO
APOYO PARA TODA LA VIDA
APOYO PARA TODA LA VIDA
 

Testimonios

El testimonio de adicto rehabilitado y sin consumir desde 21/1/2010. Contado y vivido por J.G.F. Menéndez

Buenos días amigos, recojo el testigo de mi Amigo Miguel Angel y os doy un paseo por lo que ha sido mi vida, con esto principalmente os daré un muestreo o prisma de mi pasado (antes de tratamiento), pasado (durante tratamiento), y con las herramientas suficientes seguro construiré una vida plena de Amor y lejos del apego. 


PASADO YA VIVIDO 

Niño de familia trabajadora, mis padres vienen de una aldea de Asturias y pasan 2 años en una habitación con derecho a cocina, con un fuerte ansia de mejora y ambición de crear, se compran un piso por el retiro de tres habitaciones.
En una, había dos camas , una para mis padres y otra para mi hermana y yo, ella dormía con la cabeza en la almohada y yo al revés con la cabeza en los pies, las otras dos habitaciones estuvieron siempre alquiladas, con ello mis padres pagaban todo más rápidamente. Él trabajaba como dependiente en un puesto de frutas y 2 años más tarde se compra su propia frutería, el ansia de trabajar y trabajar no para , mi padre en una frutería y yo en otra.
Siempre he visto machismo en casa , quién manda y quién se calla, siempre he visto a mi padre buenos fajos de dinero en el bolsillo, y bueno, con ese aprendizaje yo empiezo a trabajar en un puesto con él y empiezo poco a poco a copiar sus conductas, machismo, trabajo desmedido, tener cada vez más dinero.
Si no me daban bastante lo cogía de la caja, era fácil si tenía que cobrar dos lechugas el dinero de una al cajón y el otro al bolsillo. Me acostumbre desde muy niño, con 15 años ya me compraba el mejor reloj, la mejor cadena de música, etc. Ya mis valores eran puramente materialistas, comía mucho, engorde y tenía un lunar grande en la cara ,empezaron mis complejos, mis retracciones, mis timideces con las chicas etc, y bueno, ví que un día me tomé un cubata y me encontré más suelto. Así otra semana y más y más, en poco tiempo ya era adicto al alcohol, esa era mi muleta para tapar mis inseguridades y complejos, cada vez gastaba más y más pues como era fácil cogía más y más. 

Un día en un concierto de Tina Turner empecé con los porros (ahí tenía como 17 años) y como el alcohol, era de vez en cuando hasta que sin darme cuenta en menos de un año ya fumaba muchos y a diario. Era tanta la tolerancia que los consumía hasta para despachar en el puesto de fruta, a los 20 años empecé a trabajar en los supermercados Sánchez Romero , y por mis conocimientos de fruta y mi ansia por crecer en un año me hice encargado y ya empezaron otro tipo de fiestas en las que incorpore la cocaína. Lo mismo que con las otra drogas fue creciendo el consumo de fines de semana a diario, cada vez se abrían más supermercados y tenía yo más poder económico, hasta que cree una empresa para la distribución en hostelería, eso ya fue el desmadre, ahí tendría unos 28 años.
Como veis no hablo de familia pues intento plasmar solo lo que en ese momento fue mi única ocupación trabajo y consumo, pero evidentemente el día que me casé, pues eso, puesto hasta las trancas como el resto de días. Cuando nacieron las niñas no había padre, ni asistí al nacimiento si quiera, la relación muy deteriorada, y el trato hacia mi mujer pues de pena, voces, insultos, en definitiva mal, muy mal trato. 

En varias ocasiones me quiso dejar y no lo hizo, su codependencia era grande ya en ese momento. Yo cada día llegando a casa en peor estado y más tarde, a la semana por lo menos 3 o 4 días ni llegaba, el sufrimiento de mi familia ha sido terrible, yo solo vivía para trabajar cada vez menos pues el agotamiento ya se hacía evidente y para consumir con lo que ello conlleva, golfería, vaciles y más golfería, antros de mala muerte y siempre rodeado de los mismos, siempre he tenido a mi lado tantos enfermos que podía estar semanas sin repetir compañía, solo me relacionaba con gente como yo consumidores de cada día, yo ya necesitaba sustancias hasta recién levantado y así sin parar un día otro y otro, calvario que ha durado continuo unos 23 años.

Con mi estado deteriorado irascible , grosero y dictador me alejo de toda mi familia padres, hermana, sobrinos, tíos, cuñados, suegros etc.

Solo yo y mis consumo con los elegidos, joder como duele el paseo, a mis hijas nunca las presté atención, han estado sin padre, o lo que es peor viendo todo lo que no debe de ver un niño, la relación está tan deteriorada que me marcho de casa con el peor estilo que se pueda uno imaginar, llevo a empleados con furgones y delante de las niñas empiezo a vaciar cosas y sacar ropa. Me piden dinero para jamón york y le digo no, que te lo de tu madre.

En mi estaba instalado un odio a todos terrible, fui un ogro, fui una mierda, la mierda mayor que he visto en mi vida, juicio de separación y utilizando como siempre mentiras dolorosas para hacer daño y pagar cuanto menos mejor, todo tenía que ser para mis juergas y mi golfería.
Ya fuera de casa y divorciado, me voy a vivir a casa de un amigo, pues de familia claro ni verlos y ahí, más salidas, todavía más fiestas, más garitos y bueno empiezo con una mujer que nunca quise y que tapaba algo mi soledad, la soledad fue creciendo y el consumo también. Ahí perdí, después de trabajar 20 años en el mismo sitio el trabajo, me comí todo el dinero en mierdas y empecé un camino de 3 años visitando psicólogos, psiquiatras, acupuntores, un tratamiento en un centro etc.

En todos seguía con mis mentiras, mis trajes y mis disfraces, eran tantos que nunca nadie me conoció, ni yo mismo me conocí. Un día decido dejar a esa chica que nunca quise y un amigo adicto me dedicó una canción que todavía no había salido, me dió una luz, ví en mí muchas historias y desperté un poco , empecé a buscar e intentar conseguir a mi ex mujer.

Varias veces quedamos y bueno empezó la cosa mejor, la dije que se acabaron las mentiras que no saldría más de noche , ni con clientes y un largo etc. de prometidos, cumplí todos a medias, no deje de consumir cocaína y alcohol, pero era menos alcohol y llegaba antes a casa con lo cual empezó como una luna de miel, falsa luna de miel . Yo seguía disfrazándome de lo que no era, el consumo me tenía consumida la salud, llevaba 10 años vacunándome de alergias, me tenía que pinchar una vacuna cada dos días, tenía durante años unas almorranas sangrantes de la leche, se me caían los empastes 1 ó 2 por mes, ingresé varias veces por problemas respiratorios, tuve varios desfallecimientos con ingresos de urgencias, realmente en la última le ví la cara a la muerte y mi mujer delante.
Total que deprimido y echo mierda me acerco a un centro sin decir nada en casa y cuando llego todo dopado de unas pastillas que me dejaron atontado mi mujer pensaba que otra vez había arrancado a consumir a tutiplén. 


COMIENZO DE UN PRECIOSO PRESENTE 

Le dije no, estoy en un centro, no puedo más, mañana te cuento y me dormí.
Eso fue el 21/01/2010. Esa es para mí la fecha en la que de nuevo, como cuando niño, volví a la vida, volví a nacer, fueron unos 3 meses duros en los que estuve bastante medicado, y aun así la droga tiraba de mi con fuerza y constancia. Estoy en el Centro Terapéutico grupo Cuatro, y el cariño es grande, muy grande, excelentes personas y profesionales que día a día han y están trabajando con mi mujer y conmigo y que, día a día, las cosas con trabajo y paciencia parecen ser otras. Son lo opuesto a la no vida, es la vida. 

Cada uno se ocupa de su enfermedad, ella de la codependencia y yo de las adicciones y en común en las mixtas, de coger habilidades mutuas. Aquí es donde hemos soltado el apego y hemos empezado el amor, aquí en el centro es donde se ha limpiado toda la mierda y donde se ha cambiado la culpa por la responsabilidad. Aquí, han hecho posible que mi caja de herramientas sea variada y tenga casi de todo, aquí me han enseñado a usarlas, aquí me empecé a ocuparme de mí y solo de mi para poco a poco dejar de ver mi ombligo y ver el mundo, aquí es donde paso a paso he recuperado a mis hijas, mis padres, mis cuñados, mis suegros, mis tíos, mi hermana, mi trabajo, mi familia, aquí es donde he cambiado hábitos y donde he instalado otros, aquí es donde me cuido con cariño donde salió mi alimentación sana, donde no tomo ninguna medicación para nada, donde me han enseñado a ser un individuo sano, donde empecé a decir lo que me gusta y lo que no, donde deje atrás todas las amistades no sanas y genere otras sanas, donde ya sé que no quiero trabajar tanto y si disfrutar más, donde cada día converso con mis hijas y mi mujer y compartimos mucho juntos, aquí es donde empezó la rehabilitación de una obra mal construida. Cada día he arreglado una estancia, una ventana, un tejado, una puerta, etc. antes era solo una casa, ahora es un hogar, aquí empezó mi total convencimiento de que jamás volveré a ser esclavo de las drogas, aquí he conseguido los medios adecuados para lograrlo y estos medios han sido con esfuerzos, con lucha diaria, con constancia y han requerido de renuncias y sacrificios, aquí me he dado cuenta de que estoy en el lugar apropiado, en el momento apropiado y con un fin determinado, para hacer una tarea determinada, que ha sido rescatarme de la locura, la depravación y la muerte. 

Me estoy convirtiendo en un miembro responsable y productivo de la sociedad, tengo compromisos con la Vida, busco soluciones nuevas a problemas viejos, me acuesto al final del día con la conciencia tranquila, he modificado mi viejo estilo de vida adictivo por un estado de cosas sanas a mi alrededor, ahora tengo la suficiente determinación para hacer que cada día que viva valga la pena, estoy plenamente convencido que las cosas y la gente más maravillosa de la vida se pueden hacer y conocer sin tóxicos, claro ejemplo el vuestro, estoy contento y y orgulloso de estar a vuestro lado, es elegir la Vida y estar en Paz con uno mismo y con Dios. 


MI CONCLUSION 

Nadie atenta contra su vida por placer y gusto, si lo hace es porque  algo falló en su existencia, porque la adicción es un atentado a la vida. Cuando miremos a un adicto, pensemos siempre que estamos frente a una persona que lleva en su alma mucho dolor y sufrimiento, que ha estado en silencio y soledad mucho tiempo y que nos necesita, seámosle útil, brindémosle ayuda, démosle amor... Sólo eso lo hará sentirse aliviado, sólo eso le dará fuerzas y esperanzas para seguir adelante, la adicción es la enfermedad del desamor porque hay un vacío espiritual en el alma del adicto que necesita de tiempo, constancia, paciencia, valor, y mucho, pero mucho amor, para llenarse... 

Es tal la falta de amor en el adicto que llega a mentir, es un artista perfecto en el arte de la simulación y el engaño, en muchas ocasiones nos apropiamos de pertenencias ajenas para lograr satisfacer la adicción, sin duda hemos vivido en un submundo donde solo habitan verdaderos despojos humanos, sin embargo poseemos un mundo interior que aunque ha estado lleno de soledades, frustraciones, sufrimientos, ansiedades y locuras, es capaz de inspirar ternura, porque realmente con todos los adictos que ahora me junto y converso veo son personas muy sensibles e inteligentes, porque lo que hemos guardado con el silencio de la soledad nos ha llevado a crear un mundo propio donde habita el ansia de ser amados y de sentirnos seguros, un adicto, es como el desierto que esconde un pozo de agua, en este caso de ternura, hay que buscarla pues a veces no se sabe dónde, los adictos vivimos auto compadeciéndonos, pidiendo siempre disculpas y sufriendo mucho por los errores que cometemos, hemos sido personas muy difíciles de entender, posesivos, celosos, envidiosos, vanidosos, egocéntricos etc., estos son parte de los defectos que nos han dejado las drogas, ahora toca la gran lucha en la rehabilitación, la lucha con nosotros mismos, solo así podremos mejorar como persona , reeducar nuestro carácter, encontrar las virtudes que andan perdidas, por eso amigos démonos tiempo, amor, ternura, comprensión, hay que tolerar y aprender a convivir con las dificultades de la vida cotidiana, porque lo más importante que puede tener un ser humano es la vida, y si luchamos por salvar nuestra adicción o la de alguien, estaremos simplemente cooperando con la propia vida e impidiendo que las campanas de la muerte doblen por nosotros, porque salvar vidas, es simplemente llenar la nuestra…….....

 
 


Llámenos al 91 415 45 24 (lunes a viernes)
o al 635 648 321 (fines de semana y festivos)


Concertaremos una entrevista
sin coste ni compromiso por su parte


O si lo prefiere, déjenos su nombre y teléfono
y le llamamos nosotros.
Nombre
Teléfono
Email
 
 
Centro Terapéutico Grupo Cuatro
Corazón de María, 45 bajo A
28002 | Madrid

De lunes a viernes: (+34) 91 415 45 24
Fines de semana y festivos: (+34) 635 648 321

Email: grupo4@ctgrupo4.com


Directorio de Prevención de adicciones © 2017 Centro Terapéutico Grupo Cuatro. Todos los derechos reservados | Aviso legal